miércoles, 26 de noviembre de 2008

JUGUETES

¡Qué feliz eres, niño, sentado en el polvo,
divirtiéndote toda la mañana con una ramita rota!
Sonrío al verte jugar con este trocito de madera.
Estoy ocupado haciendo cuentas,
y me paso horas y horas sumando cifras.
Tal vez me miras con el rabillo del ojo y piensas:
«¡Qué necesidad perder la tarde con un juego como ese!»

Niño, los bastones y las tortas de barro
yano me divierten; he olvidado tu arte.
Persigo entretenimientos costosos
y amontono oro y plata.
Tú juegas con el corazón alegre con todo cuanto encuentras.
Yo dedico mis fuerzas y mi tiempo
a la conquista de cosas que nunca podré obtener.
En mi frágil esquife pretendo cruzar el mar de la ambición,
y llego a olvidar que también mi trabajo es sólo un juego.
Tagore



A veces es dificil no desear volver a ser un niño

4 comentarios:

el_jamaspensante dijo...

Lo que los niños no saben es que de mayores, ellos también serán mayores. Y que, pese a buscar cosas que no podemos obtener, ahi otras actividades de lo mas interesantes!jej.
Pero rabindranat (no se si se escribe asi), tiene razon.

Un saludo majo!

FeliscatuS dijo...

Rabindranath! jeje, el texto me recuerda muchísimo a esa gran obra maestra que es el principito...

Käa dijo...

La magia de seguir siendo niño con 20, 30, 40... los años que vayan surgiendo... eso es maravilloso!!
Y el alma de niño, la sonrisa de niño, las manitas de niño... si nosotros queremos, las seguimos teniendo... solo tenemos que mirar dentro de nosotros, todos tenemos esa parte de chavalines.

Un beso super rico con sabor a pocholate!!

Javo dijo...

Tú, ninio. Toy de acuerdo con Feliscatus, me recuerda al Principito cosa bárbara. :)

(ahora la promoción ^^) http://jav0.tumblr.com

jiji.